cainonline@gmail.com
21/9/2017 Editado por Raúl Racedo

26/01/2015

Manifiesto DADAISTA de Tristan Tzara (1918)

La magia de una palabra-DADÁ- que llevó a los periodistas hacia las puertas de un mundo inesperado, para nosotros no tiene la menor importancia.

Para lanzar un manifiesto es preciso desear fulminar A.B.C contra 1, 2, 3, sacar de quicio y aguzar sus alas para conquistar y difundir las pequeñas y grandes a, b, c, señalar, gritar, jurar, organizar la prosa bajo una forma de evidencia irrefutable, probar su non plus ultra y tolerar que la novedad se asemeja a la vida como la última aparición de una prostituta prueba la esencia de Dios


Imponer su A.B. C es una cosa natural -por tanto lamentable. Todo el mundo está bajo una forma de cristalblefemadona (cristal, farol, virgen -N del T), sistema monetario, producto farmacéutico, pierna desnuda invitando al estéril ardor de la primavera ardiente.
El amor a la novedad es una cruz simpática, a prueba de una actitud ingenua de no estoy - no - hay señal sin causa pasajera, positivo. Pero esa necesidad también es anticuada.  Como le hemos dado al arte el impulso de la suprema simplicidad - novedad - somos humanos y fieles al divertimento; impulsivos, vibrantes para crucificar el tedio. En la encrucijada de las luces, alertas, atentos, acechando años en la floresta.


Escribo un manifiesto y nada quiero, sin embargo digo ciertas cosas en principio estoy en contra de los manifiestos, como estoy también en contra de los principios (decilitros para el valor moral de toda frase- comodidad de más; la aproximación fue inventada por los impresionistas).


Escribo este manifiesto para demostrar que es posible realizar acciones contrarias al mismo tiempo y en un solo aliento fresco; estoy en contra de la acción; en cuanto a la contradicción continua, en cuanto a la afirmación también, no estoy a favor ni en contra y no me explico por qué detesto el sentido común.

DADÁ - he aquí una palabra que ofrece la cacería de ideas; cada burgués es un pequeño dramaturgo, inventa asuntos diferentes; en vez de colocar los personajes adecuados en el nivel de su propia inteligencia, cual crisálidas en sillas, busca las causas o los propósitos (siguiendo el método psicoanalítico que él practica) con el fin de reforzar su trama, una historia que habla y se define.


Cada espectador es un enredador, intenta explicar una palabra (¡conocer!). Del refugio acolchado de las complicaciones serpentinas, es preciso manipular sus instintos. De ahí las infelicidades de la vida conyugal. Explicación: divertimiento de las barrigas coloradas en los molinos de cráneos vacios.

 

DADÁ NO SIGNIFICA NADA

 

Si lo consideramos fútil y si no queremos perder nuestro tiempo con una palabra que no significa nada. El primer pensamiento que viene a esas cabezas es de orden bacteriológico: encontrar su origen etimológico histórico o psicológico, por lo menos. Vemos en los diarios que los negros Krou llaman a la cola de una vaca sagrada: DADÁ. El cubo, es una madre, en una cierta región de Italia: DADÁ. Un caballo de madera, una nodriza, un dúo de afirmación en ruso y en rumano: DADÁ.

 


Los periodistas cultos ven aquí un arte para los bebés, otros santos santos Jesusllamandoalosniñitos de día, como el regreso a un primitivismo árido y ruidoso, ruidoso y monótono. No se construyen sobre una palabra las sensibilidades; toda construcción converge a la perfección que aburre, idea estancada en un pantano dorado, producto humanorelativo. La obra de arte no debe ser belleza en si misma porque ella está muerta; ni alegre ni triste, ni clara ni oscura, deleitar o maltratar las individualidades sirviéndoles los doce (apóstoles N del T) de aureolas santas o los sudores de una corrida ondulante de aureolas santas o los sudores de una corrida ondulante por la atmosfera. Una obra de arte jamás es bella por decreto, objetivamente, para todos. La crítica es por lo tanto inútil, ella solo existe subjetivamente, para cada uno y sin el menor carácter de generalidad. Se cree haber encontrado la base psíquica común a toda la humanidad? Porque ella está muerta; ni alegre ni triste, ni clarani oscura, deleitar o maltratar individualidades sirviéndoles los doce de aureolas brillantes o los sudores de una corrida ondulante por la atmosfera. Una obra de arte jamás es bella, por decreto, objetivamente, para todos. La crítica es por tanto inútil, ella solo existe subjetivamente, para cada uno y sin el menor carácter de generalidad ¿Se cree haber encontrado la base psíquica común a toda la humanidad? ¿Humanidad?

 

La tentativa de Jesús y de la biblia oculta bajo sus alas amplias y benevolentes la mierda, los animales, los días ¿Cómo se puede querer ordenar el caos que constituye esa variación infinita e informe: el hombre? El principio ¨ama a tu prójimo¨ es una hipocresía. ¨Conócete a ti mismo¨ es una utopía, pero más aceptable pues ella contiene en sí la maldad. Nada de piedad. Resta apoyarnos, despues, en la carnicería, la esperanza de una humanidad purificada. Hablo siempre de mi, ya que no quiero convencer, no tengo el derecho de arrastrar a los otros en mi río, no obligo a ninguno a seguirme, todo el mundo hace su arte a su manera, si conoce la alegría que sube como flecha a la esfera astral, o laque desciende a las minas floridas de cadáveres y espasmos fértiles. Las estalactitas: búscalas por todas partes en los pesebres que se extienden por el dolor, los ojos blancos como las liebres de los ángeles

 

Así nació DADÀ, de una necesidad con respecto a la comunidad. Aquellos que nos pertenecen preservan la libertad. No reconocemos ninguna teoría, ya estamos hartos de las academias cubistas y futuristas: laboratorios de ideas formales ¿Se practica el arte para ganar dinero y para adular a la clase burguesa? Las rimas suenan a asonancia de las monedas y la inflexiones se deslizan a lo largo de la línea del vientre (visto -N del T) de perfil. Todos los grupos de artistas fueron a parar a ese banco (en el sentido de institución bancaria N del T), cabalgando diversos cometas. Puerta abierta a las posibilidades de revolcarse en las almohadas y la comida.

 

Aquí lanzamos el ancla en tierra fértil. Aquí tenemos el derecho de proclamar, pues experimentamos los escalofríos y el despertar. Espectros ebrios de energía, clavamos el tridente en la carne indiferente. Somos chorros de maldiciones en la abundante y vertiginosa vegetación tropical, resina de lluvia es nuestro sudor, sangramos y ardemos de sed, nuestra sangre es vigor.

 

El cubismo nació da la forma simple de mirar el objeto: Cezanne pinto una taza 20 centímetros más baja que sus ojos, los cubistas la observan desde lo alto, otros complican la apariencia cortando una sección perpendicular y disponiéndola prudentemente de lado (no olvido a los creadores, ni a las grandes razones de la materia que ellos volvieron definitivas.) El futurista ve la misma taza en movimiento, en una sucesión de objetos uno al lado del otro, ornamentados maliciosamente con algunas líneas como guías. Esto no impide que la tela sea una buena o una pintura destinada a la inversión de capitales intelectuales. El pintor nuevo crea un mundo cuyos elementos también son los medios, una obra sobria, definida e irrefutable. El artista nuevo protesta: él no pinta más (reproducción simbólica e ilusionista), pero crea directamente en piedra, madera, hierro, estaño, rocas o estructuras móviles que pueden ser dadas vuelta de todos lados por el viento límpido de la sensación.

 

Toda obra plástica o pictórica es inútil, aunque sea un monstruo que mete miedo a los espíritus serviles y no endulzada para adornar las cafeterías de los animales vestidos con trajes humanos, gráficos de esta triste fábula llamada humanidad.-Un cuadro es el arte de hacer que dos líneas geométricamente paralelas se encuentren en una tela delante de nuestros ojos, en la realidad de un mundo transfigurado según las nuevas condiciones y posibilidades. El mundo no es especificado ni definido en la obra; ella pertenece, en sus innumerables variaciones, al espectador. Para su creador, él no tiene causa ni historia. Orden= desorden; yo = no yo; afirmación= negación: irradiaciones supremas de un arte absoluto. Absoluto en la pureza del caos cósmico y ordenado, eterno en los glóbulos - segundo sin duración, sin respiración, sin luz , sin control. Adoro una obra antigua por su novedad. Ella es el puro contraste que nos liga al pasado.

 

Los escritores que predican moral y discuten sobre mejorar la base psicológica tienen, además de un deseo secreto de ganar, un conocimiento ridículo de la vida que ellos clasificarán, repartirán, canalizarán; ellos están determinados a ver danzar las categorías en el momento de marcar el compás. Sus lectores fingen y continúan: ¿Para qué?

 

Existe una literatura que no alcanza a las masas voraces. Obra de creadores, producto de una verdadera necesidad de autor, eso es para ellos. Conciencia de un egoísmo supremo, o de la madera marchita. Cada página debe explotar, sea por su profunda y pesada seriedad, por el torbellino, el vértigo, lo nuevo, lo eterno; por el absurdo desconcertante, por el entusiasmo de los principios o por la forma como se encuentra impresa.

Este es un mundo vacilante que huye, novio de los traqueteos de escala infernal. Está aquí del otro lado: los hombres nuevos. Groseros, brincadores, cabalgadores de los contratiempos. Este es un mundo mutilado, el de los medicastros literarios precisando el perfeccionamiento.

 

Nos rasgamos como el viento furioso la ropa blanca de las nubes y de las plegarias, y preparamos el gran espectáculo del desastre, el incendio, la descomposición. Preparemos la supresión del luto y sustituyamos las lágrimas por sirenas extendidas de un continente a otro. Pabellones de alegría intensa, viudos de la tristeza venenosa.

 


DADÁ es la señal de la abstracción; la propaganda y los negocios también son elementos poéticos. Destruyo los cajones del cerebro, aquellos de la organización social: desmoralizar por todas partes y jugar la mano del cielo en el infierno, los ojos del infierno en el cielo, restablecer la rueda fecunda de un círculo individual en los poderes de la realidad, y la fantasía de cada individuo.
La pregunta es filosófica: de qué ángulo comenzar a observar la vida, dios. La idea, o lo que es. Todo lo que se mira es falso. No considero el resultado relativo más importante que escoger entre doce cerezas en la sobremesa. La forma de mirar rápido hacia otro lado de una cosa, o sea decidir entre cara o corona bajo una apariencia de seriedad

 

Si yo grito ideal, ideal, ideal. Conocimiento, conocimiento, conocimiento.Bum - bum, Bum- bum, Bum -bum, registré con precisión el progreso, la ley, la moral y todas las otras bellas cualidades que diversas personas bien inteligentes discutieron en tantos libros para al final decir que, sin embargo, cada cual danzó según su bum bum personal y que ellos tienen razón por su bum- bum: satisfacción de la insalubre curiosidad; repique de signos privados por necesidades inexplicables; baño; dificultades pecuniarias; estómago con repercusión sobre la vida; autoridad de la batuta mística formulada como la pieza final de una orquesta fantasma de arcos mudos lubrificados por los filtros a base de amoníaco animal. Con el monóculo azul de un ángel ellos desenterraron su interior por veinte centavos de reconocimiento unánime. Si todos tienen razón y todas la píldoras no pasan de Rosa, intentemos una vez no tener razón. Las personas creen que pueden explicar racionalmente, mediante el pensamiento, lo que escriben. Pero esto es bien relativo. El psicoanálisis es una enfermedad peligrosa, amortigua las inclinaciones anti reales del hombre y sistematiza a la burguesía. No existe verdad última. La dialéctica es una máquina divertida que nos conduce (banalmente) a opiniones que deberíamos haber tenido de cualquier modo.


¿Las personas realmente creen que, gracias a la sutileza minuciosa de la lógica, demostraran la verdad y establecerán la precisión de sus opiniones? La lógica comprimida por los sentidos es una enfermedad orgánica. Los filósofos adoran incrementar a ese elemento: el poder de la observación. Justamente esta magnífica cualidad del espíritu es la prueba de su impotencia. Las personas observan, miran las cosas desde uno o desde varios puntos de vista, escogen dentro de los millones que existen. La experiencia es también un resultad de la casualidad y de las habilidades individuales.


La ciencia me subleva desde el momento en que se vuelve un sistema especulativo y pierde su carácter utilitario - tan inútil - pero por lo menos individual. Odio la objetividad viscosa y la armonía, esa ciencia que considera que todo está en orden. Continúen, mis criaturas, humanidad...La ciencia dice que somos siervos de la naturaleza; todo está en orden, hagan el amor tanto como la guerra. Continúen, mis criaturas, humanidad, burgueses gentiles y periodistas vírgenes...


Estoy en contra de los sistemas, los sistemas más aceptables y de aquello de no tener ninguno por principio. Completarse, perfeccionarse en su propia pequeñez hasta llenar el vaso de su yo, el coraje de combatir a favor y en contra del pensamiento, misterio de la liberación repentina de un pan desde una hélice infernal en lirios económicos.


LA ESPONTANEIDAD DADAÍSTA

 

Llamo actitud no-estoy- ni - ahí cuando cada uno cuida de su propia vida al mismo tiempo que sabe respetar a las otras individualidades y hasta defenderse mediante two step ( dos pasos-tipo de danza de salón-N del T) convirtiéndose en himno nacional, bricabraque ( venta de cosas de poco valor - N del T) , TSF , teléfono sin hilo transmitiendo fugas de Bach. Anuncios luminosos y carteles para los prostíbulos, el órgano transmitiendo los claveles para Dios, todo esto al mismo tiempo y realmente sustituyendo a la fotografía y al catecismo unilateral.

 

 

A


SIMPLICIDAD ACTIVA

 


La simplicidad de distinguir entre los grados activos de claridad: lamer la penumbra y fluctuar dentro de la gran boca repleta de miel y excremento. Medida por la escala de eternidad toda acción es mala (si permitiésemos al pensamiento una aventura cuyo resultado sería infinitamente grotesco - dato importante para el conocimiento de la debilidad humana) Pero si la vida es una farsa infeliz, sin meta ni parto inicial , creemos que debemos, como crisantemos lavados, hacer lo mejor de la situación para proclamar como base única el entendimiento el arte.

Ella no tiene la importancia que, escolarizados en el espíritu, le prodigamos por muchos siglos. El arte no perjudica a nadie, y aquellos capaces de interesarse por ellas reciben cariños y una bella chance de poblar el país de su conversación. El arte es una cosa privada; el artista hace para sí una obra comprensible que es el producto para el periodista, es la razón por la cual en este momento me gusta mezclar este monstruo con las pinturas al óleo: un tubo de papel imitando el metal que se presiona para extraer automáticamente el odio, la cobardía, la villanía.

 


El artista, el poeta, se regocija en el veneno de esa masa condensada en un jefe de sección de esa industria quien se siente feliz de ser insultado, lo cual es prueba de su inmutabilidad.

 


El autor, el artista elogiado por los periódicos constata que su obra fue comprendida como revestimiento miserable de una especial utilidad pública, andrajos que cubren la brutalidad, meada contribuyendo para el calor de un animal que incuba los bajos instintos. Carne fláccida e insípida que se multiplica con la ayuda de los microbios tipográficos. Nosotros rechazamos nuestra inclinación llorona. Cada filtración de esa naturaleza es diarrea macerada. Alentar ese arte significa digerirla. Precisamos obras fuertes, directas, precisas y para siempre incomprendidas. La lógica es una complicación.

 

 

La lógica es siempre falsa. Ella empuja los hilos de las nociones y las palabras exteriormente modeladas para objetivos y centros ilusorios. Sus cadenas matan, milpiés enormes asfixiando la independencia. Casada con la lógica, el arte viviría en incesto deglutiendo su propia cola que continúa perteneciendo a su cuerpo, fornicando consigo misma, y el temperamento se volvería un pesado hecho de protestantismo, un monumento, una masa de intestinos grises y pesados.

 

Las flexibilidades, el entusiasmo y hasta la alegría de la injusticia, aquella pequeña verdad que practicamos inocentes y que nos vuelve bellos. Somos delgados y nuestros dedos son maleables y se deslizan como los ramos de esa planta insinuante y casi líquida; esa injusticia define a nuestra alma, dicen los cínicos. Este también es un punto de vista, pero tampoco todas las flores son santas, felizmente, y lo que hay de divino en nosotros es el despertar de la acción anti - humana

 

Se trata aquí de una flor de papel para el ojal de caballero que frecuentan el baile de la vida enmascarada, la cocina de la bazofia, materias blancas (en francés, cozinha - cousine- suenan casi iguales -N del T) flexibles o gordas. Ellos trafican con aquello que seleccionamos. Contradicciones y unidades de polos opuestos al mismo tiempo pueden ser verdad. En caso de que estemos absolutamente determinados a pronunciar esa banalidad, apéndice de una moralidad libidinosa, maloliente. La moral atrofia, como todo flagelo producido por la inteligencia.

 

El control de la moral y la lógica nos infligirán impasibilidad delante de los agentes de policía -causa de esclavitud- ratas podridas con las cuales los burgueses se mimaran e infectaran los únicos corredores de vidrios claros y limpios que permanecen abiertos a los artistas.

Que cada hombre grita, hay un gran trabajo destructivo, negativo, por realizar. Barrer, limpiar. La limpieza de los individuos se afirma despues de locura, de locura agresiva, completa, de un mundo dejado en las manos de bandidos que demuelen y destruyen los siglos. Sin propósito ni plan, sin organización; la locura indomable, la descomposición. Los fuertes, por las palabras o por la fuerza sobreviven, porque son rápidos en la defensa; la agilidad de los miembros y de los sentimientos arde en sus flancos tallados

La moral dio origen a la caridad y la piedad, dos bolas de sebo que crecieron como elefantes y a las que las personas llaman buenas. Ellas nada tienen de bondad. La bondad es lúcida, clara y resoluta, despiadada para con el compromiso y la política.

 

La moralidad inyecta chocolate dentro de las venas de todos los hombres. Esa tarea no es ordenada por una fuerza sobrenatural, sino por la confianza de los mercaderes de ideas y por los acaparadores universitarios. Sentimentalismo- viendo un grupo de hombre que discutían y apenaban- ellos inventaron el calendario y el medicamento llamado sabiduría. Pegando rótulos, la batalla de los filósofos se desencadenó (mercantilismo, oscilación, medidas meticulosas y mezquinas) y se comprendió más de una vez que la piedad es un sentimiento, como la diarrea en relación a la repugnancia que mina la salud, la tarea inmunda de la carroñas para comprometer al sol.

 

ADVERSION DADAÍSTA

 

Todo producto de aversión susceptible de volverse una negación de la familia es DADÁ; protestar con toda tu fuerza en acción destructiva es DADÁ; conocimiento de todos los medios rechazados hasta ahora por el sexo púdico de compromiso cómodo y de la cortesía es DADÁ la abolición de la lógica, baile de los incapaces de crear es DADÁ; toda jerarquía y ecuación social establecida por aquellos valores creados por nosotros es DADÁ; cada objeto, todos los objetos, los sentimientos y las oscuridades, las apariciones y el choque preciso de líneas paralelas, son medios para el combate por lo tanto es DADÁ;la abolición de la memoria es DADÁ; la abolición de los profetas es DADÁ; la abolición del futuro es DADÁ ; la creencia absoluta indiscutible en cada dios como producto inmediato de la espontaneidad es DADÁ ; el salto inmediato y sin preconcepto de una armonía para otra esfera; la trayectoria de una palabra lanzada como un disco de grito sonoro; respetar todas las individualidades en su locura del momento : seria, temerosa, tímida, ardiente, vigorosa, decidida o entusiasmada; despojar a su iglesia de todos los accesorios inútiles y pesados; escupir como una cascada luminosa el pensamiento desagradable o amoroso o retenerlo con la viva satisfacción de que todo es igual - con la misma intensidad en los arbustos, libres de insectos para la sangre del bien nacido y dorado como cuerpos de arcángeles, como su propia alma. Libertad es DADÁ DADÁ DADÁ, alaridos de dolores crispados, entrelazamiento de los contrarios y de todas las contradicciones, de los grotescos, de las inconsecuencias es LA VIDA

 

 

Traducción del francés  Ivo Korytowski

 

Traducción del portugués Raul Racedo - Todos los derechos reservados ©


Print del.icio.us Facebook Google Bookmarks Bitacoras.com FriendFeed LinkedIn Netvibes PDF Ping.fm Technorati Meneame Twitter

Comentarios (Agrega el tuyo)

Escribe un Comentario

Su correo nunca ser publicado ni compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*
*
a

 

Copyrigth 2010/2011- cainonline.info - All Right Reserved - Programacion Fz